miércoles, 27 de octubre de 2010

MOTORES MARINOS


Los motores Diesel desplazaron completamente a las turbinas de vapor en el siglo pasado. Salvo en grandes buques militares en los que también se emplean reactores nucleares para la propulsión, el Diesel es el gran rey.

Esto se debe a que el Diesel es muy fiable, más sencillo y más económico. Los grandes motores diesel de mercantes y grandes esloras funcionan a unas 100 revoluciones por minuto, pudiéndose sentir cada explosión en los cilindros. La lentitud de funcionamiento permite utilizar combustibles muy densos como el Fuel oil. El fuel pesado es un liquido oleaginoso y oscuro que hay que precalentar antes de inyectar para que disminuya su viscosidad. Tiene más poder energético y es dos veces más barato que el gasoil que utilizamos en los coches o embarcaciones de recreo. Al girar muy lentamente, el cigüeñal puede conectarse directamente con el eje de propulsión de la hélice evitando el uso de costosas reductoras que además generan pérdidas de potencia.

Para hacerlos más baratos y sobre todo fiables, por no tener, no llevan ni embrague ni inversora para la marcha atrás. Menos piezas, menos averías. Para arrancarlos es necesario inyectar aire a presión en los pistones de modo que todo el conjunto comience a girar. Para la marcha atrás hay que parar el motor cambiar un ajuste en los árboles de levas y darle arranque pero esta vez en sentido contrario. Toda la operativa puede llevar una decena de minutos!

Son enormes y pueden llegar a tener 100.000 caballos de potencia con 14 cilindros. 25 metros de longitud, 2500 toneladas de peso, lo cual hace que se tengan que enviar y montar pieza a pieza en el barco de destino. Estos grande monstruos consumen 13 metros cúbicos de Fuel por hora, es decir en cada 'pistonazo' explotan cerca de 200 centímetros cúbicos de combustible!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada